Alusión a la ilusión.

Posts tagged ART

Carga llamada nombre.

Las modas ridículas han estado presentes a lo largo de toda la historia de la humanidad, afectan todos los niveles socio económicos y al parecer la única manera de escapar de sus garras es ser un salmón. Muchas veces las presiones sociales nos empujan a faltar a nuestros principios con tal de encajar en grupos en los que odiamos a la mayoría de sus miembros pero pertenecer a estos nos puede llegar a traer beneficios sociales, en otros casos simplemente somos víctimas, como en el siguiente.

Si bien es cierto que el nombre no es algo determinante en la vida de alguien, si podemos decir que influye considerablemente. Honestamente no sé con exactitud desde cuando se da el fenómeno de nombrar a los hijos, en especial al primogénito, con el nombre de los progenitores o de algún ser querido, pero si sé que este invento nunca ha servido ni servirá para nada. Probablemente décadas atrás todos los hombres cabeza de hogar esperaban con ansias que su primer hijo fuera un “macho” igual que ellos, que jugara fútbol, le pegara a su futura esposa al llegar borracho y tuviera muchas amantes; supongo que años después la costumbre pasó a ser llamar a los hijos por el futbolista que marcara el gol en la final o el cantante vallenato que pasara por la ciudad el día del nacimiento; también están los que llaman a sus retoños José, Jesús, María, Simón, Mateo, y demás nombres católicos por influencia religiosa, desconociendo totalmente la historia de estos seres al igual que su existencia, esos son los peores de todos. Lo más nefasto del asunto es que estos padres se sienten orgullosos por el daño cometido.

 Todo lo anterior se realiza con la misma finalidad, que el recién nacido adopte la personalidad del sujeto por el cual lo llamaron de ese modo, que alcance el mismo “éxito”, no conocen al individuo por el que llamaron a su hijo así, es decir, ignoran sus defectos, debilidades, gustos o complejos pero de igual manera quieren que se convierta en eso, buscando dejar a un lado la independencia del pequeño humano; sin importar los sueños que pudiera llegar a tener el niño siempre será un fracasado para sus procreadores, cada vez que lo vean pensaran en esa figura que nunca fue y que jamás quiso ser. Todo se resume en una palabra: EGOÍSMO.

Hoy en día la tendencia se parte en dos. La primera es para la clase pudiente, llaman a su reproducción con nombres que quedaron en desuso hace años, por ejemplo: Joaquín, Martin, Álvaro, Elizabeth, Pablo, Marcos, Sofía, Júlia y un sinfín de nombres clásicos,  cosa que aun no logro entender, está es una de las modas más ridículas que he visto. Los del segundo tipo son aquellos personajes que se les da por ser creativos y le hacen un daño casi irreversible a sus crías, en este tipo no se miran estratos, hay desde Violeta, Paloma, Dante, Lluvia y Luna hasta Jessica, Yorley, Leidy, Hasbleidy, Jackson y Jonathan, siendo estos últimos los más afectados laboralmente, nadie nunca va a contratar a una Yorley para un cargo medianamente alto; supongo que hacen esto para que nadie se llame como su hijo y este desarrolle una personalidad arrolladora. Si van a hacer esto por favor tengan gusto y no se quieran pasar de creativos.

Yo me llamo Daniel Felipe porque nací en el 94´y en ese entonces el nombre de moda era Andrés Felipe, brillantemente mi mamá pensó que debía ser un poco diferente y cambio uno de los nombres por otro que combinara, creo que esto se le ocurrió a muchas mujeres embarazadas de la época. No me quejo, es un nombre que nunca me traerá problemas, nada especial pero nada de qué avergonzarme.

Personalmente, si algún día llegara a tener un hijo, me gustaría que fuera una niña, de este modo pienso que no le transmitiría mis frustraciones ni complejos, y aunque me duela y apene admitirlo ya he pensado en su nombre, sin haber conocido a la mamá. La llamaría igual que el ser más maravilloso que he conocido, al cual todavía no le he encontrado defecto alguno y creo que la conozco suficientemente bien, honestamente sí me gustaría que fuera como ella. Esta última opinión hace el artículo totalmente inútil y me hace a mí un vendido que no sigue lo que piensa.

Daniel Felipe Gómez.

Bucaramanga no es una ciudad.

Días atrás leía unos artículos de la revista SoHo donde se dedican a escribir acerca de los regionalismos de manera divertida y certera, pero no encontré alguno que hablara de los santandereanos y de inmediato me percate de la razón, no existen.

 Nací en Bogotá pero poco o nada viví allá, por desgracia siempre tuve que vivir en esta ciudad llamada Bucaramanga también denominada la “ciudad de los parques”, en donde se le conoce como parque a cualquier separador con pasto. En este sitio los vendedores amables son mitológicos, contestan como si uno no les estuviera haciendo un favor o sí se les debiera plata; la educación superior es un chiste de mal gusto para una ciudad que tiene una valla que todos hemos notado y de la que nos hemos mofado: Bucaramanga, ciudad universitaria; no hay universidades decentes, la Santo Tomas alcanza a rasguñar la decencia y pare de contar, no conozco la razón por la cual las grandes universidades de la capital no han puesto sus ojos en esta cuna de mini-narcos, debe ser porque todos los hijos de los anteriormente mencionados comerciantes huyen a otras ciudades en busca de vida y viajes en automóvil de duración mayor a veinte minutos. Siempre que veo a un estudiante de intercambio me provoca decirle: ¿Su universidad es tan cruel que lo mando a este lugar o usted es así de imbécil que lo escogió?, déjeme decirle, cualquiera que haya sido el caso, huya y no mire atrás, acá no hay nada que ver, nadie a quien conocer y mucha gente que odiar.

En mi opinión  el prototipo de belleza femenina en esta zona no es nada atractivo, mujeres trigueñas (color lenteja), pelo negro y medianamente dotadas, tampoco es que sean unos esperpentos pero no son nada especiales, en un versus contra cualquier prototipo perderían, incluso con una rola sin cola, las cuales son mis favoritas, ya sea por su palidez o meloseria, pero eso es otro tema.

Este sitio no merece ser llamado ciudad, si acaso llega a ser un pueblo grande, siempre me he preguntado  ¿qué sería de Bucaramanga sin sus zonas aledañas? , la gente de la alta suciedad no tendría donde vivir, el alcalde no podría decir que acá ya pasamos el millón de habitantes, solo habría un par de opciones para ir de compras y el tan mediático metrolínea sería aun más inútil.

También está el insoportable calor y la paupérrima arquitectura pero ahora es tiempo de adentrarnos en la “cultura” santandereana; este lugar es nacionalmente conocido por el carácter fuerte de sus habitantes y están en lo correcto, las personas viven siempre enojadas, he planteado la hipótesis que esto sucede por la interminable rutina potenciada con la ya nombrada alta temperatura, y es que en esta aldea no sucede nada, y nada es nada, los únicos individuos que se les da por pasarse son los vallenatos y reggaetoneros, y eso porque están haciendo carrera,  ningún artista decente (que dudo en este tiempo existan)  se le ocurre venir por acá y es lo lógico, nadie quiere venir a este punto muerto, la comida típica es horrenda, gracias a mi mamá que aun cocina ajiaco, las mujeres no tienen nada especial como ya lo dije y de querer ganar taquilla abren otra función en una ciudad de verdad, ahorrándose el viaje y sus complicaciones, en grandes rasgos las personas son básicamente las mismas, muy pocas piensan de manera independiente como sucede en la totalidad de los pueblos, la escena underground prácticamente no existe y a los pocos que se atreven a hacer, vestirse, escuchar o pensar de forma “anormal” , como aquí lo llamarían, los miran como bichos raros, satanizándolos de la misma manera que en la inquisición, acontecimientos que no sucederían en una ciudad real, a eso se le llama cultura.

Este sitio es un cementerio, parece que todos vivieran con anhedonia, porque acá pocos crean y casi ninguno vive, solo pasan por la vida con ansias de hacerse millonarios (que es lo que se inculca en esta zona y por lo cual esta “ciudad” es uno de los principales  lavaderos de dólares) y comprar una casa en Ruitoque, cosa que no ocurriría donde esto fuera una metrópoli, aunque en estas también existe gente así.  

¿Por qué no me he ido?, créame que a la primera oportunidad me voy a largar con una sonrisa y maldiciendo al universo por tan agonizantes años en esta ciudad de muertos.

Daniel Felipe Gómez.

La muerte.

Cada vez que alguien muere, por lo menos en mi país, sus familiares y amigos arman un gran alboroto, lloran desconsoladamente como si les hubieran acabado de diagnosticar una enfermedad terminal, visten a sus hijos de trajes elegantes para que el sacerdote los mire mas lujuriosamente, gastan una fortuna en la limosina que transportara el cuerpo cuando en su triste vida jamás se pudieron montar en una, y lo más patético de todo,  sienten una tristeza que les embarga el alma simplemente porque no volverán al ser que ya partió a lo desconocido, nada más egoísta que lo anterior, si fue una persona con principios sólidos e ideales claros que lucho por defender sus pensamientos y por el bien común  probablemente este en un sitio mejor o ya dejo de existir, no se sabe y no veo el motivo de la tristeza pues está recibiendo su recompensa , pero si fue una basura de persona que nunca hizo nada por nadie y solo se dedico a su bien personal y a pasar por encima del que fuera necesario para lograr un lugar en la alta suciedad a la que nunca perteneció simplemente la muerte era el destino que merecía y en este caso tampoco logro ver porque se debe sentir tristeza, era alguien inservible.

La única forma en que la melancolía pudiera llegar a afectarme sería cuando un gran artista deja este mundo sin haber cumplido su labor revolucionaria, pero si en este instante me enterara que Charly García murió o que finalmente Cerati salió del coma y partió al sitio que se merece, no me brotaría ni una lagrima, ese tipo de genios ya cumplieron su labor en este mundo más que bien, ya es hora de que partan al lugar donde se merecen, por esto no llegaría a entristecerme.

Lamentablemente no todos piensan de esta manera y por esto deben sufrir el duelo al perder a un ser querido por el egoísmo que nos caracteriza en todos los aspectos de nuestra miserable vida, cada quien obtiene lo que se merece.

La vida bajó de calidad.

En el mundo actual el divino consumismo nos maneja, las presiones sociales nos destruyen, la música no nos enamora, los superhéroes invaden las salas de cine, el pelo largo no es sexy ,  la radio esta desapareciendo, los poetas extintos están, al parecer el amor ahora nace en una billetera gorda antes que en unos ojos grandes color esperanza e infinidad de tristes situaciones.

No sé si todo lo anterior sea exceso de romanticismo o solo la realidad , me inclinaría por la segunda opción , pero de lo que estoy seguro es que la vida ya no es lo que era  ; de pequeño quería conocer al amor de mi vida mientras buscaba en una disco tienda un CD poco común al igual que ella , nuestras manos se rozarían y ambos agarraríamos el disco , nos miraríamos a los ojos , ambos desplegamos una leve sonrisa y dejaría que ella se lo quedara (pero por cortesía lo pagaría yo) , luego la invitaría a tomar un café y conversaríamos de la vida , de nuestros gustos , de ideales incorruptibles plagados de honestidad y argumentos solidos , mas adelante la llevaría a mi apartamento a escuchar el disco con la excusa que era el único que quedaba ya que era bastante difícil de encontrar , allí entre risas , tragos de Navarro Correas , música excepcional , comentarios irónicos y miradas muy sugestivas acabaríamos bajo las sabanas blancas de mi cama o en el mesón de la cocina , nos enamoraríamos como solo se puede hacer una vez en la vida y el resto de la historia por lógica lo conocen ; pero esta utopía de amor se ha sabido venir abajo pues ya nadie compra discos , nadie disfruta de las caratulas ni del contenido extra , lo cual me entristece demasiado. Dudo mucho que las personas de mi generación quieran conocer al amor de su vida de una forma similar, si es que aun creen en el amor, pero uno nunca sabe.

Con el anterior ejemplo quiero demostrar que la imaginación esta en cuidados intensivos, la ilusión se esta apagando, la monotonía empieza a reinar, la ambición tiene un gran espacio en nosotros, la igualdad de pensamiento es tendencia en todas nuestras cabezas y por desgracia parece que estamos conformes con esto. No encuentro una manera de resumir la problemática social actual, pero en un humilde intento diría: la vida ya no es lo que era, no para bien.

Hoy en día no somos más que bultos grises que caminan al compas del sonido producido por una caja registradora, sin ideas, peones corporativos que luchan toda una vida por comprar una casa en un vecindario decente, tener una esposa que no aman, darle educación privada a su par de hijos y salir de vacaciones únicamente cuando lo estipula su contrato; con esto creemos que hemos cumplido con la vida pero no hemos hecho nada mas que engañarnos, no hemos vivido. Mi solución seria la libertad absoluta combinada con creatividad que reboza en el cerebro al igual que con la capacidad de sentir y amar el arte, así rescataríamos una generación que parece lo único que quiere es llenarse los bolsillos de dinero antes que vivir.

The Dirty Mac

—Yer Blues - Live

Probablemente la mejor alineación de la historia de la música.

Gracias.

Este par de hombres , si es que en realidad lo son , le dieron un cuerpo sin forma a la psicodelia , un rostro colorido sin dejar a un lado los matices grises , un espíritu que vagara por toda la eternidad tratando de darnos una perspectiva totalmente diferente a la que nuestro pobre intelecto nos tiene acostumbrado , así es , estoy hablando de Syd Barrett , el genio de las primeras composiciones de Pink Floyd , el arquitecto musical que con sus pinceladas de locura genero una revolución difícil de entender para muchos pero necesaria para todos y obviamente de Jim Morrison , el poeta detrás de The Doors o mejor dicho delante pues fue él quién impulso esta banda de talentos para que llegara a ser lo que fue. Lastimosamente sus carreras musicales no fueron las mas largas pero para muchos , incluyéndome , pero probablemente si de las mas influyentes , igual ya otro maestro lo dijo “Es mejor quemarse que apagarse lentamente”

En mi humilde concepto creo que ellos no tenían miedo de la sociedad o probablemente ya estaban asqueados como muchos lo estamos ahora mismo , he pensado millones de veces que esta es la clave para lograr un cambio , la diferencia , y si lo hacemos bien una revolución.

Sus maravillosas creaciones le dieron un giro del que jamás se repondrá la música y el arte en general , pues este a diferencia del resto de corrientes que rigen el mundo , valora la creatividad y en ella se basa para evolucionar y cada día fascinarnos , pero siempre se necesitan personas y en la mayoría de los casos genios , si , genios capaces de transformar la nada para convertirla en todo y ser los encargados de llevar nuestra atrasada mente a un nivel cercano al suyo , cosa que parece imposible , pero como todos sabemos la música todo lo puede , por esto solo me queda agradecer a Syd y a Jim por tanto , aunque no haya nacido en su época los aprecio por darme una nueva imagen de la realidad que me ha ayudado en todo aspecto.

Gracias

El príncipe de las mareas.

Hace unas semanas atrás me encontraba realmente aburrido, como es costumbre y por cierto una muy mala, me senté frente al televisor, cogí el control remoto y obviamente encendí dicho aparato, pase por mis canales favoritos una , otra vez y una mas ; al no encontrar nada bueno decidí echar una ojeada a los canales que poco veo y al hacerlo me encontré con una rubia preciosa de ojos grandes y hermosos , era una chica de los años 90´ de nombre Sally cuya hermosa figura me obligo a ver la película en la que aparecía , debo admitir que he discriminado este canal pues siempre que paso por ahí veo series antiguas de vaqueros y otras cosas que no me llaman la atención  pues el clima parece realmente caliente , lo cual detesto , pero gracias a la rubia decidí quedarme.

Esta película al comienzo parece una mas , lo cual no significa que no lo sea , pero realmente me atrapó , la historia posee todos los ingredientes que debe tener un filme , excepto que la rubia por la cual me quede viéndola no tiene mayor trascendencia en la trama , en resumidas cuentas se trata sobre un hombre sureño que tiene la nobleza de viajar a Nueva York por el intento de suicidio de su hermana , allí se encontrara con la psiquiatra que la atendía , con la cual se forjara una relación que al comienzo parece ser solo profesional , luego una linda amistad y al final , como no puede faltar jamás , de amor ; en este viaje se descubrirán todos los fantasmas que rondaban  la memoria de la familia Wingo y como es de suponerse nuestra psiquiatra tratara de desaparecerlos , y al parecer lo logra o por lo menos en el caso de nuestro protagonista así es.

En esta  cinta pude ver como una refinada dama pudo enamorarse de un rudo pero a la vez tierno hombre del sur, lo cual me hizo reflexionar bastante ya que en ese entonces atravesaba por un caso algo parecido, pero eso es otra historia. Al rastrear el reparto me encontré con la sorpresa de que la encargada de encarnar el papel protagónico era ni mas ni menos que la afamada Barbra Streisand , debo reconocer que es la primera vez que veo a esta multifacética mujer en un filme , lo cual habla muy mal de mi , pero tengo que admitir que al comienzo de mi descubrimiento sentía algo extraño pues antes había oído hablar pestes de esta recorrida actriz , por lo cual a voluntad nunca habría comprado material en el que apareciera , pero en definitiva solo era un prejuicio mas ya que esta película me agrado bastante y estaría dispuesto a verla nuevamente.